0

Cualidades de un CEO del siglo XXI

Share on Facebook15Share on Google+1Share on LinkedIn7Tweet about this on Twitter

Desde hace unos años estas siglas no dejan de sonar en temas empresariales y económicos: CEO, o lo que es lo mismo, Chief Executive Officer. Este es uno de los últimos anglicismos que se han hecho un hueco en nuestra lengua y que viene a denominar el que siempre ha sido –es y será– el consejero delegado o director ejecutivo de una compañía. Este suele llevar el timón de la empresa, tomar decisiones estratégicas y dirigir la política corporativa para alcanzar los objetivos marcados, un capitán de barco del siglo XXI que ha de reunir una serie de características fundamentales para afrontar con éxito los retos que se le presenten.

CEO

¿Queréis saber cuáles son? Nos hacemos eco de las 10 cualidades fundamentales que en opinión de expertos y medios de referencia como Forbes debería reunir un buen CEO.

 

  1. Líder nato. El ‘chief executive officer’… ¿nace o se hace? Podríamos decir que es una combinación de ambas cosas pero hay mucho de innato en esto de ser capaz de dirigir una marca, sobre todo si hablamos de multinacionales con cifras de negocio estratosféricas. Han de saber dirigir con mano firme, imponer respeto sin caer en el miedo o temor a sus mandatos.
  2. Visión de futuro. Personas muy formadas, que estén al tanto de lo que acontece en todo el mundo dentro de su sector de actividad. Es fundamental que sepan adelantarse a las tendencias que van a llegar para dar respuesta antes que nadie.
  3. Enfoque total hacia el cliente. Ha de conocer a la perfección que necesita el target al que se dirigen, cuáles son sus gustos, preferencias, y adelantarse a la competencia para darle respuesta. Saber generar engagement con el nicho de mercado en el que se opera.
  4. Honestidad, consideración y buenos gestores de equipos de trabajo. Son valores ‘tradicionales’ y no propios del siglo XXI pero en los tiempos que corren es especialmente importante que comanden los pasos de la firma con honestidad y transparencia y que sepa coordinar con mano diestra a la plantilla. Hay que reconocer el papel de todos y cada uno de los empleados para fomentar la sensación de pertenencia al proyecto, algo que beneficia muchísimo a medio y largo plazo.
  5. Dominio absoluto de la tecnología. Fundamental que sepa manejarse en internet, a través de plataformas online y redes sociales, foros y comunidades. En un mercado tan global como el actual es probable que deba viajar con frecuencia y estar omnipresente en varios lugares a la vez, casi de forma simultánea. Los dispositivos móviles y las nuevas tecnologías serán sus aliados.
  6. Reconocer errores y pedir colaboración cuando sea necesario. Si bien es cierto que han de ser avezados usuarios de internet y redes, por ejemplo, eso no significa que tengan que sean expertos en todo. De ahí la importancia de saber detectar cuando han errado y contar con ayuda para solventar esos tropiezos. Es fundamental el contar con un buen equipo de trabajo (ya lo reseñábamos en el punto 3) y rodearse de los mejores en cada una de las materias y facetas que tienen implicaciones importantes en la empresa.
  7. Ser conscientes de las limitaciones propias. Esto es clave para no estar constantemente sorteando obstáculos. Como ya comentábamos en el punto anterior, un CEO no es sinónimo de ser todopoderoso al que nada se le escapa. Si se conoce bien uno mismo y se sabe hasta donde se puede llegar es más fácil contar con manos expertas para aquello que el directivo no domine. Se trata de delegar, un aspecto fundamental que no todos los profesionales son capaces de asimilar.
  8. Generadores de ideas. Muy relacionado con el punto 2 está la importancia que tiene de que no solo estén para apagar fuegos que surjan, aportando siempre soluciones, sino que también han de ser focos creadores de nuevas iniciativas y estrategias que van a seguir aupando la marca.
  9. Ganarse el respeto de toda la plantilla. A esto se llega con un buen trato de las personas que conforman la compañía, reconociendo a cada uno su papel siempre importante en el devenir de la actividad empresarial.
  10. Pasión por lo que hace. Fundamental. Este sentimiento lo mueve todo y hará que dirija con vehemencia –pero siempre de manera razonada, ‘con cabeza’– los pasos de una marca que siente como parte fundamental de su vida.

 

10errores_2

Share on Facebook15Share on Google+1Share on LinkedIn7Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *