0

Actualiza tu web: Tu gran herramienta de comunicación

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn2Tweet about this on Twitter

Todas las marcas, ya tengan como objetivo vender un producto / un servicio o incluso, cuando se trate de una marca personal, necesitan actualmente una web que muestre lo que son y lo que hacen. Hoy en día, no estar en Internet no es una opción ya que estarás “muerto” si no tienes visibilidad online pero, tras el boom de la era digital, esto ya es un hecho nada cuestionable y se desarrollan webs de forma casi rápida y mecánicamente y es justo ahí donde aparece el gran problema.

Una marca debe estar en Internet pero no todo vale y lo que presentemos tiene que ser de excelsa calidad. ¿Por qué? Porque es nuestro escaparate, es lo que habla de nosotros y muestra nuestra primera imagen, esa que percibirán los usuarios, seguidores y futuros compradores. Además de eso, hay una brutal competencia no solo de quien hace lo mismo que nosotros sino que el gran peligro lo representa el volumen tan elevado de contenidos que cada minuto aparecen a nuestro alrededor y que distraerán hasta al más interesado en nosotros si lo que le estamos ofreciendo no es de calidad, utilidad y le sirve para lo que desea.

¿Cómo conseguir entonces que nuestra web sea de gran calidad?

Ante todo, ponernos a ello. Pensamos a menudo que nuestra web o proyecto de desarrollo de sitio online acaba cuando la publicamos / lanzamos y nada más lejos de la realidad. Si tu web ya está en funcionamiento, está “aparentemente” bien y funciona, debes estipular un cierto tiempo de forma periódica dentro de tus funciones o de tú trabajo para revisar contenidos, actualizaciones o cambios que se necesiten incluyendo siempre optimizar el Seo para que los buscadores reconozcan tu site y le den el lugar que merece y necesitas. Es fundamental que no des por terminada tu web y la dejes en el olvido, siempre tienes que dedicarle espacio y tiempo para que sea algo vivo, que pueda durarte suficiente tiempo con la misma calidad que al principio, no se desactualice y de repente veas que tienes que invertir mucho más recursos (tiempo y dinero) en cambiarla por completo porque además, habrá ido en descenso paulatino en cuanto a la obtención de resultados propuestos.

Este es el primer paso: Si tienes una web lanzada, márcate hitos temporales para su actualización y cuidado.

¿Qué incluirá esa actualización periódica?

  • Imágenes: El aspecto visual es fundamental en el entorno online. Tenemos poco tiempo y millones de contenidos que consumir por lo que no dudes que si tu material gráfico es de poca calidad, no está actualizado y no representa lo que tu marca es, el usuario será “fuga” a escasos segundos de haber aterrizado. Invertir en fotografías y contenido visual cada cierto tiempo es mucho mejor que cambiar la web entera porque además, darás un nuevo aire y sensación de actividad que será muy bien recibida. Actualiza las imágenes, cambia algunas sobre todo cuando tengas nuevos contenidos, productos o servicios… Es una gran opción de hacer cambios notables con no demasiado esfuerzo.
  • Textos: Ya sabes que hoy por hoy el copy es el rey y es la mejor forma de transmitir lo que sois. De vez en cuanto, tus textos agradecerán y mucho que les des un retoque tanto a nivel emocional para captar las sensaciones de tus lectores como a nivel Seo, algo que es básico que esté incluido y que vayas actualizando. Ya no funciona esto de que el texto de la web es algo estático y que para otras cosas está el blog, que es cierto pero cada línea de tu web puede mejorarse seguro según vayas desarrollando tu actividad, descubriendo más sobre tu marca, conociendo el sector, nuevos productos, la comunidad te de feedback, etc. Quizás puedas marcarte un hito de, cada 3 meses, revisar tus textos. No es mucho tiempo porque no es algo que se haga fácilmente, tienes que ponerte a ello, estudiarlos, sacar métricas, redactarlos nuevamente, incluir las nuevas keywords que hayas identificado…
  • Pestañas – Estructura: Esto es algo que también puedes ir trabajando cada cierto tiempo. Hoy por hoy todo es medible y más en Internet. Gracias a herramientas como Analytics y otras más específicas (como las que te muestran los mapas de temperatura) podrás saber cuánta gente entra en tu web, en qué parte pasan más tiempo, cual es la página que más fuga soporta y de ahí, desarrollar cambios que optimicen la experiencia de usuario. Si ves que una de tus páginas no tiene resultados, no lo dudes, no esperes, cámbiala, quizás el nombre, o su estructura interna, o su situación en la home… Lo mejor que puedes hacer es ¡Probar!
  • Accesos y links: Tu web tiene que ser el escaparate al que llegar a otros espacios de tu marca y también al que se llegue desde otros lugares. Esto significa que todo debe funcionar. Revisa que funcionan bien los links a las redes sociales, la suscripción a la newsletter (también puedes cambiar los banners y hacer nuevos formatos y ofertas para esto).

 

Y con esto, de forma básica, tendrás tu web siempre actualizada porque es tu herramienta más potente de comunicación. Si envías una Nota de Prensa, quien la reciba irá a tu web para saber más de ti; si publicas en Redes Sociales, irán a tu web como destino seguro… Siempre, piensa en tu web y actualízala de forma constante.

asesoramiento-gratuito

 

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn2Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *