0

¿Cómo escribir notas de prensa?

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Una nota o comunicado de prensa es una comunicación, normalmente escrita y de extensión no superior a dos páginas, dirigida a los medios de comunicación, pero también puede incluir otro tipo de material audiovisual complementario: infografías y/o fotografías en buena resolución para los periódicos y revistas, cortes de audio para las radios, vídeo para las televisiones, etc.

 

 

En dicho escrito debemos plantear una información “noticiable”, que tenga interés periodístico. Por ello, no sólo escribiremos la información que nos interesa difundir, sino también la que creemos que puede interesar al periodista. Debemos ponernos en el lugar de éste y “facilitarle” el trabajo lo máximo posible.

Si le presentamos una información completa y a la vez interesante, estructurada y fácilmente entendible, tendremos más posibilidades de que nuestra nota de prensa sea publicada, ya sea de forma íntegra o editada.

Las notas de prensa deben ser utilizadas para captar la atención del periodista, despertar su interés. Informarle y darle la oportunidad de contactar con nosotros para ampliar la información.

Existen plataformas como Comunicae, donde facilitamos la publicación y distribución de la nota de prensa garantizando buenos resultados.

En el caso de Comunicae también contamos con un servicio de redacción donde el equipo de periodistas se encarga de plasmar la idea del cliente.

notas-de-prensa

La estructura y redacción del comunicado

Abriremos el comunicado con un titular que resuma y resalte la información desarrollada en el cuerpo de la nota. Es preferible dejar este punto para el final, una vez redactado el resto del comunicado, ya que tendremos una idea más clara de qué frase o concepto queremos resaltar en el titular. La fuente del titular será de tamaño más grande que el resto del cuerpo de la nota, y preferiblemente debe aparecer centrado.

A continuación, pondremos un subtítulo, o incluso dos, con un tipo de fuente distinta al resto, a modo de destacado, pero de menor tamaño que el titular. Puede ser cualquier información remarcable, incluso una cita entrecomillada incluida en el texto posterior. Estamos creando expectación a la vez que resumiendo lo más importante.

Vamos con el cuerpo del comunicado: separaremos la información por párrafos diferenciados.

Primer párrafo

En el primer párrafo debemos responder a las preguntas Quién, Qué, Cuándo y Dónde, las famosas “W” inglesas (Who, What, When y Where); los elementos básicos para que el periodista pueda elaborar una noticia. El Por qué (Why) no es necesario plantearlo como tal, pero podemos explicar el objetivo de la acción comunicativa, el marco en el que se desarrolla el evento o se produce el lanzamiento del producto.

Siguientes párrafos

En los siguientes párrafos iremos ampliando la información de forma ordenada, agrupando las ideas relacionadas, sin saltar de un tema a otro: el contenido debe estar “hilado”, que una información dé paso a otra relacionada y así sucesivamente.

A lo largo del texto, podemos resaltar con negrita algunas palabras o datos claves para comprender el conjunto del comunicado, sirviendo además para mantener la atención del lector. Es un recurso visual del que no podemos abusar o se perderá el efecto resaltado que buscamos.

Normalmente se deja la información menos relevante o complementaria para el último párrafo (datos comparativos con ejercicios anteriores si hablamos de ventas, por ejemplo), siguiendo en parte la norma de la “pirámide invertida” periodística. Esta forma de estructurar las noticias consiste en poner lo más importante al principio y lo menos al final, contando con que posiblemente el lector no lea el texto completo. Pero tampoco es necesario seguir estrictamente esta estructura en el caso del comunicado. Podemos separar esta información complementaria con un ladillo, un breve título (cinco o seis palabras como máximo) que “rompe” los bloques de información. No es necesario usar una tipografía o tamaño de letra llamativos, sólo es una forma de señalar que cambiamos de tipo de información.

Final de la nota

Al final de la página, debemos dejar nuestros datos de contacto: nombre, apellidos, cargo, teléfono y mail, para que los periodistas que quieran puedan pedirnos más fotografías o el dossier de prensa. Incluso pueden solicitar que les gestionemos una determinada entrevista o proponernos un reportaje. Si no pueden contactar con nosotros, desecharán el tema o lo plantearán quizá sin profundizar en los aspectos que a nosotros nos gustaría.

Obviamente la redacción y ortografía debe ser impecable. Es recomendable incluso repasar el texto en varias ocasiones y, si es posible, por personas diferentes, para evitar errores –tipográficos inclusive-, que dañan la credibilidad del comunicado y por consiguiente, la imagen de la empresa.

Puedes pinchar aquí para ver ejemplos de notas de prensa reales.

 

 

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *