0

Empresas, ciudad y espectadores: Las tres caras del Mobile World Congress

 

 

Por: Enric Merlos

Muchos de nosotros conocemos el Mobile World Congress por ser un evento de gran importancia en el sector de la tecnología y la comunicación móvil. Sin embargo trasciende más allá de algo tan simple como esto.

A diferencia de lo que muchos de nosotros conocemos, este acontecimiento genera un gran impacto en muchos otros ámbitos. Además, resulta de utilidad para múltiples agentes que orbitan alrededor del Mobile World Congress, los cuales se pueden beneficiar directa o indirectamente de las oportunidades que este ofrece.

En este post abordaremos queremos abordar las tres perspectivas más abundantes entorno al MWC: las empresas, la ciudad anfitriona y los visitantes al evento.

Las empresas: el agente que se beneficia participando y sin hacerlo

Cuando hablamos de las empresas, debemos tener en cuenta una doble clasificación: aquellas que participan activamente en el MWC o las que se benefician del evento sin participar.

Empresa activa en MWC

En primer lugar, para las empresas que se exponen físicamente en el recinto, el acontecimiento es para ellas un abanico de oportunidades. El hecho de disponer de un stand en el MWC permite a las compañías tecnológicas y de comunicación dar a conocer sus productos tanto a posibles compradores como inversores.

Por otro lado, este acontecimiento sirve a las empresas para observar tanto las estrategias como los proyectos que están desarrollando sus competidores. De este modo, les permite tantear el mercado en el que se mueven y moldear tanto tendencias como el interés de los consumidores.

El Mobile World Congress es un evento que llama mucha la atención de los medios de comunicación, a nivel internacional, por lo que estar presente puede permitir que una empresa se haga eco no tan solo a nivel local, sino a nivel mundial. No obstante, la prensa no es la única que pone el foco en este evento, sino que también los posibles partners estratégicos, los inversores, los emprendedores, etc. Estar presente en un evento como este, por tanto, puede ser un propulsor para las empresas al momento de cerrar acuerdos y definir nuevas hojas de ruta.

Como define el portal de empleo InfoJobs, “los eventos importantes como el Mobile World Congress te dan la oportunidad de crear nuevos contactos y fortalecer relaciones. Está lleno de programadores, project managers, vendedores, publicistas, emprendedores más  perfiles, que puedes aprovechar para ampliar tu abanico de contactos y, al mismo tiempo, amplificar tus oportunidades profesionales.

La empresa que se beneficia sin participar

En segundo lugar, debemos saber que no exclusivamente se benefician del MWC las empresas que participan activamente en él. Para las empresas locales este evento se plantea una oportunidad de oro. La llegada tanto de empresas como visitantes internacionales tiene un enorme impacto en los ingresos de las empresas de la ciudad en la que se llevará a cabo el Mobile World Congress.

El sector de la hostelería es el que más se beneficia de un evento con una magnitud como la del MWC. Las empresas hoteleras, los restaurantes, bares y otros miles de establecimientos ven incrementada su facturación debido al volumen de persones que acuden a la ciudad con motivo de este encuentro.

La ciudad: la anfitriona afortunada

Acoger el Mobile World Congress, a diferencia de lo que muchos creemos, aporta más ventajas que complicaciones a la ciudad que acoge el acontecimiento.

En primer lugar, un evento de estas magnitudes requiere de muchos recursos humanos para su funcionamiento. Las fechas del MWC coinciden con el aumento de visitantes a la ciudad pero también con la creación de muchos puestos de trabajo, aunque la mayoría de ellos son temporales.

Desde azafatas hasta montadores, interpretes, maestros, ponentes, cortadores de jamón e infinidad de perfiles más son necesarios en una feria como el Mobile. Es gracias a ello que se genera una oportunidad laboral para todos aquellos que vivimos en la ciudad anfitriona y nos encontramos en situación de desempleo.

El MWC también genera beneficios indirectos a la ciudad, a partir de los beneficios de directos del resto de sectores. Lo que queremos decir con esto es que a partir de los ingresos de sectores como la hostelería y muchos más, las administraciones públicas reciben un retorno económico bastante elevado.

Además, en grandes ciudades como Barcelona, el uso del transporte público también es un factor influyente en los ingresos de la Administración. La compra de billetes para desplazarse por la ciudad crece y por tanto también la entrada de fondos recaudados a partir de los servicios públicos.

Aun así, y por si ya parecía poco, también son muchas las empresas que acuden a la ciudad para promocionarse y en consecuencia desembolsan grandes cantidades de dinero para estar presentes en el evento.

Ser la sede de un evento como el Mobile World Congress implica indudablemente un tráfico mayor de turistas y por tanto una oportunidad para la localidad de promocionarse a nivel internacional. La llegada de miles de periodistas y comunicadores especializados acaban creando eco del lugar. Por este motivo, se puede decir que final el MWC sirve, a la ciudad en cuestión, de plataforma de lanzamiento y descubrimiento al resto del mundo.

En definitiva, el aumento de personas en se traduce en un aumento del dinero que se gasta en el lugar que se visita y una ventana abierta a ser descubiertos por el resto del planeta.

El visitante: la pieza que más aprende

Aunque hemos hablado tanto de las empresas que acuden al Mobile World Congress y la ciudad que acoge el evento, no debemos pasar por alto una de las elementos de los que depende un acontecimiento como este.

Es el caso de los visitantes que, aunque pueda parecernos que son los últimos en beneficiarse de esto, encuentran en este acontecimiento internacionalmente conocido un sinfín de oportunidades de las que sacar algo a cambio.

Para empezar, el simple hecho de asistir al MWC permite estar al día de las tendencias y novedades del sector. De este modo, como consumidores, podemos estar bien informados de aquellos productos que nos gustan o de las innovaciones de nuestras marcas favoritas.

Por otro lado, muchos de los visitantes no son únicamente observadores, sino que muchos de ellos acuden a este evento en busca de oportunidades de inversión. En este sentido, el MWC puede ser útil como escaparate para los empresarios particulares que buscan un proyecto al que unirse.

Finalmente, aunque no menos importante, como visitantes de este evento también podemos llevarnos a casa algo que no se puede valorar en cantidad, sino en cualidad. Asistir al recinto en el que se celebrará nos permite tener al alcance multitud de charlas, conferencias, mesas redondas y otros encuentros académicos que aunque no nos aportarán algo que podamos tocar con las manos recompensan con algo de mucho más valor: conocimiento.

El caramelo que todos quieren probar

Al final, el Mobile World Congress lleva con él un millón de oportunidades tanto para empresas,  como observadores y ciudades. Como decimos es un dulce que todos queremos probar, puesto que no nos deja con otra cosa que con un buen sabor de boca.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *