0

¿Marca personal o marca empresarial? ¿pueden fusionarse?

Share on Facebook13Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Cuando se habla de marca personal, se tiende a pensar únicamente en la opción de encontrarse un único individuo, persona independiente ajena a un corporativo, que ofrece productos o servicios empleando su imagen como ejemplo de consumidor . Sin embargo, la marca personal se puede aplicar a un conjunto, es decir, a la empresa. Y es que cada día este concepto es más utilizado a nivel empresarial, ya que las relaciones interpersonales se han convertido en el modelo de negocio preferidos por los grandes corporativos, pasando del modelo B2B (“Business to Business”, de empresa a empresa) al modelo B2C o C2C (“Business to Customer”, de empresa a consumidor o “Customer to Customer”, de consumidor a consumidor). Por esta razón, hoy en día es fundamental que todo negocio disponga de una “marca personal” bien desarrollada y gestionada a través de sus propios empleados.

Esta fusión actual entre lo que conocíamos como marca personal y marca empresarial, ha llevado a que muchos confundan el proceso de desarrollo de la personal con el proceso o estrategia de visibilidad, ya que crear una marca personal no es estar todo el día conectado en las redes sociales generando contenido efímero. Desarrollar una marca personal es un proceso largo, serio y con riesgos ya que se pone en tela de juicio la credibilidad y reputación de la empresa y la persona que proyecta esa marca. Es por ello, que cuando se toma la decisión de desarrollarla hay que saber lo que se hace, lo que se puede conseguir y lo que se debe arriesgar, antes de dar el primer paso.

Para entender mejor esta nueva versión de marca personal, podemos encontrar muchos ejemplos que sirven de inspiración si decidimos dar el paso de desarrollar una para nuestra empresa.

A continuación, exponemos dos ejemplos que no se limitan al individuo, sino a la imagen que da una compañía a través de un empleado en concreto o del conjunto de ellos.

Ejemplos de “marca personal” dentro de un corporativo

1. Victoria’s Secret
La empresa Victoria’s Secret, icono de la feminidad y la sensualidad por sus atrevidos y sexys conjuntos de lencería no ha llegado ser una empresa top del sector textil por sus productos, sino por su “marca personal”, sus embajadoras. La empresa estadounidense de prendas de lencería y productos de belleza femenina decidió volcar su marca en un grupo de mujeres que mediante su marca personal, desarrollan la promoción y marca de la empresa; este hecho se refleja en que el mercado reconoce la marca con solo ver a  Adriana Lima y Alessandra Ambrosio, dos de sus grandes Ángeles de Victoria’s Secret. Por tanto, aquí tenemos el primer ejemplo de marca personal fusionada con marca empresaria, cada ángel de Victoria’s secret es una marca que con sus actos, vestimenta e imagen están proyectando al mercado la esencia y personalidad corporativa.

La marca personal de Victoria's Secret

 

2. Nike

El caso de Nike es diferente al de Victoria’s Secret puesto que la imagen de Nike se proyecta con diversas lineas estratégicas, no obstante, en su conjunto de estrategias comunicativas nos encontramos un caso de Marca Personal fusionada, como es en la comunicación de su linea Nike Air Jordan. Esta fusión surgió en el año 1985 tras el gran tirón mediático y la lograda marca personal que poseía Michael Jordan en los años 80, cuando la empresa de zapatillas deportivas ofreció al jugador desarrollar una linea de deportivas proyectadas con su imagen, donde la imagen de Michael Jordan pasaría a forma parte de una de las marca personales más potentes de la empresa. Tanto es así, que las zapatillas Nike Air Jodan tienen el logo de la empresa en su solapa interna y la marca personal de Michael Jordan en los laterales.

La marca personal de Nike

 

 

Share on Facebook13Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *