0

Qué es el FinTech y cómo emprender en este sector

 

Qué es el fintech

Qué es el Fintech

Los sistemas de financiación han experimentado un gran crecimiento gracias al desarrollo tecnológico. Así, cada vez tenemos nuevos modelos de negocio fintech que buscan agilizar las actividades y operaciones económicas de las empresas e individuos con el uso de plataformas que emplean tecnología financiera.

Las Fintech han revolucionado la forma en la que circula el financiamiento y se han convertido en una alternativa a las fórmulas tradicionales de gestión de fondos. Las primeras que aparecieron son los bancos online o banca directa, aunque en los últimos tiempos se abrieron paso numerosas formas de startup.

Pero, ¿qué significa Fintech? Esta palabra es la unión de dos términos en inglés: Finance y Technology, lo que vendría a ser Tecnología Financiera en español. Se trata de empresas que ofertan a sus clientes tanto productos como servicios financieros innovadores. Para ello empleamos las tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Las startups emplean la tecnología financiera para abaratar costes y simplificar procesos, con lo cual se obtiene un servicio eficiente en internet para el usuario. De este modo, generan menores comisiones respecto de los sistemas tradicionales. La digitalización del sector financiero es el presente y futuro en todo el mundo.

Qué es el fintech

¿Pero… cómo financiar una Fintech?

Emprender en el sector Fintech tiene sus dificultades y retos. Una de las más complicadas tiene que ver con la inversión inicial y las horas de trabajo. Como la mayoría de proyectos, los resultados pueden tardar varios meses en mostrarse.

Por otro lado, la competencia en el sector es bastante fuerte, aunque todo depende del público al cual apuntamos. La captación de la financiación también demanda ciertas dificultades, puesto que ciertas fases del negocio pueden demandar costes elevados. En este punto, debemos optar por opciones de financiación más populares.

Hay inversores particulares que financian startups que se encuentran en esta fase a cambio de un determinado porcentaje de acciones en la compañía. La recomendación para quienes inician en estos proyectos es conservar la mayor parte de acciones para evitar perder el control de la compañía.

Además, hay líneas de crédito de bancos destinadas para los emprendedores. Hasta hace unos años era la única forma de financiamiento a la que se podía acceder, pero con la aparición de los grupos y fondos inversores, se han convertido en una alternativa más, junto con los préstamos personales procedentes de amigos y familiares.

Otra inversión que se realiza es en tema de software y hardware. Una analista financiero requiere de un ordenador lo suficientemente sofisticado y adaptado para el uso de datos y aplicaciones. El workstation es un equipo optimizado y especializado para ciertas aplicaciones, por lo cual incorpora un hardware más avanzado que un equipo convencional. En estos dispositivos se incorporan calculadoras avanzadas, portafolios y demás herramientas de análisis.

El último gasto tiene que ver con la captación de talento. Se requiere de personal altamente cualificado para iniciar el proyecto. El problema radica en que una empresa que recién ha iniciado no genera la seguridad y estabilidad que muchos profesionales buscan. Además, el salario debe ser competitivo para atraer talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *