0

Qué aprender de la muerte de la marca #Brangelina

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Actualmente todo es marketing y se convierte en marca. Da igual lo que sea, de lo que se trate… Si suscita interés en la audiencia, se le otorga una marca, se convierte en viral y se exprime hasta el más allá. ¿Exprimir? Si, ya se encontrará la mejor forma para rentabilizarlo pero lo importante es, que se pueda retornar una inversión de ello.

Puede resultar extraño pero cada día vemos más situaciones de este estilo en ámbitos realmente personales y muy íntimos. Bodas, hijos, viajes… incluso divorcios. Si, esto último es lo que más está dando de qué hablar pero también es cierto que para que un divorcio se convierta en noticia es porque los integrantes de la pareja son muy famosos y ya su relación fue foco de todas las miradas desde el principio. Tanto que se convirtieron en una marca. No podemos estar hablando de otro caso que el de Angelina Jolie y Brad Pitt, los Branjelinos como se les conoce a nivel internacional.

Brangelina

Branjelina es su marca, su identidad y así ha sido durante los 12 años que ha durado su idílico matrimonio y lo que aún nos queda con este divorcio inesperado pero que cada día sorprende más. ¿Por qué hablamos de esto en un blog de comunicación y marketing? Porque como marca que se convirtieron han cometido los mismos errores que una marca profesional y además, su separación, también tiene repercusión y mucho en cada uno a nivel profesional. Si se destruye la enseña que construyeron juntos: Branjelinos, también eso afecta a sus marcas personales y por extensión, a sus acuerdos comerciales con las marcas respectivas con las que trabajan de forma habitual.

Por esto, con este suceso y lo que ha ocurrido antes, podemos aprender mucho para aplicarlo a nuestros negocios y marcas

 

  • Marca pasajera. Las marcas deben tener una solidez contrastada, a prueba de bombas o mejor dicho en este caso, a prueba de divorcios. Si creas una marca sobre la que apostar y fuerte para que perdure en el tiempo, debes minimizar los riesgos de destrucción al máximo. Es normal que una marca basada en un matrimonio y además de actores y personas de este ámbito (en el que cada día vivimos más y más separaciones desastrosas y muy aireadas), corra riesgos así que intenta enfocarte a una marca con la que puedas trabajar sin tantos riesgos. Las dependencias emocionales y más cuando se trata de trabajo, es muy poco productivo en algún momento.

 

  • Cuando una marca explota de forma tan rápida y efervescente, lo que suele ocurrir es que sólo nos fijamos en lo bueno y fantástico que nos está aportando sin que reparemos en que, la gallina de los huevos de oro en un momento puede dejar de dar esos huevos tan preciados y hasta morir. ¿Qué hacer entonces? Cuando tienes la crisis encima es muy difícil reaccionar, no tienes tiempo físico para ello sobre todo desde que están las redes sociales en nuestra vida que todo es de hoy para ya. Las crisis existen y llegarán, de eso no te cabe duda y para las marcas, también. Tu empresa debe estar preparada al igual que las partes, Brad Pitt y Angelina Jolie debieron estarlo por si esto ocurría. Quizás aquí más el señor Pitt que no se las está viendo caer y está siendo el más perjudicado. Piensa que él podría ser tu negocio y que de repente, un día te levantas y ves el aluvión de críticas imparables que están cayendo sobre ti. Si no tienes esto previsto, preparado y más que atado “por si acaso”, de verdad que será imposible ni siquiera darle freno y coger aire. Será como una trituradora así que, intenta prever, planificar y tener en consideración que siempre puede habar un mal comentario, una crítica nefasta que si no estás atento, lleve al traste todo tu esfuerzo de años.

 

  • Esfuerzo de años tirado a la basura. Es lo que puede estar pensando Brad Pitt ahora y es que le costó mucho remontar su imagen cuando dejó a su ahora ya ex mujer (Jennifer Aniston, persona además muy querida por el público por su papel en Friends) por Angelina. 12 años de intenso trabajo y buena apariencia como esposo, padre y también actor para que ahora, en menos de dos semanas, todo esté devastado. Él se ha convertido incluso en un mal padre para sus hijos y una persona violenta. Sea o no verdad, que eso ya se verá o quizás ni lleguemos a saberlo, lo que cuenta es la imagen horrible que se está cosechando. Y remontar estas dos semanas de verdad que será trabajo casi imposible al menos que el mejor agente de imagen y marketing del mundo y mucha inversión se ocupe de esto. No dejes que pase con tu marca. Cuídala cada día, siempre intentando lo mejor y sobre todo, no dejes basura sin recoger debajo de la alfombra. Intenta que todo sea, desde dentro hacia fuera, lo más impecable posible.

 

  • No intentes hacerlo tú solo. Si se da esta situación en tu empresa – marca, no pienses que podrás ponerte a ello tú solo y sacarla del agujero así como así. Necesitas ayuda igual que los protagonistas de nuestra historia. Ellos han optado por importantes abogados y seguro también que asesores de imagen, comunicación, etc. Tú debes hacer lo mismo. Busca un buen profesional que además vea la situación sin implicación emocional. Al ser tu negocio no solo lo verás como una cuestión económica – empresarial sino que tu corazón va en ello y en estos momentos, créenos, no es lo más apropiado.

 

La era Branjelina como tal ha terminado, ahora será algo pero otra cosa. Las marcas pueden vivir momentos de debacle incluso cuando han sido más que rentables y provechosas durante un tiempo. Estos ejemplos nos sirven para aprender a tratar nuestras marcas.

Banner_SEO PYMES

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *