0

Que la cuesta de enero no pueda con tu empresa

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

La famosa cuesta de enero afecta tanto a individuos como a empresas, es un periodo de tiempo convulso en el que se vuelve a la rutina tediosa del día a día y en el que se tiene que trabajar para impulsar de nuevo las ventas de vuestra empresa para tener un nuevo año próspero.

¡Que la cuesta de enero no pueda con vosotros! Transforma este conflictivo mes en el mejor momento para convertir todos estos pensamientos negativos en algo beneficioso. La mejor forma de conseguir unos resultados satisfactorios es cuidar a tu empresa desde dentro. El motor de cada oficina son sus trabajadores, por este motivo, no nos tenemos que olvidar del salario emocional que les ofrecemos.

Muchos creen no saber qué es el denominado “salario emocional”, pero es porque nunca se han planteado todos aquellos beneficios no monetarios que una empresa aporta a sus empleados además de su sueldo a final de mes.

Los tiempos cambian y la productividad ya no es algo que se base solamente en la cantidad de horas que un trabajador dedica a la empresa, sino en la motivación que el empleado tenga al cumplir con su trabajo. Por esta razón, el salario que reciben los trabajadores ya no es tan importante si la empresa no consigue cumplir con las expectativas personales de las personas.

Mejorar el salario emocional es la clave principal para fomentar una mayor productividad en tu empresa y afrontar la cuesta de enero con una actitud más positiva

Para empezar, lo más recomendable sería hacer un calendario para organizar toda la producción, eventos y reuniones esperadas durante el año. En este punto es importante no olvidarse de que deberíamos intentar planear salidas de empresa y no, no hablamos de las célebres cenas de Navidad, nos referimos a “salidas after work”. La propia traducción del término lo dice: “after work”, “después del trabajo”.

Este concepto, da un paso más allá en la idea de compartir unas cañas rápidas con los compañeros. Se trata de crear un vínculo entre los trabajadores de la misma empresa, que no dejan de ser personas que se ven día sí y día también.  Deberíais de convertir el bar o local al que vais después del trabajo en un templo de diversión donde compartir nuevas experiencias con tu segunda familia.

Además de estas típicas salidas, sería interesante que hicierais alguna actividad en equipo, ya sea padel, paintball o un partido de fútbol, lo importante es pasarlo bien y el objetivo es que dos trabajadores de departamentos diferentes puedan participar juntos y conocerse mejor.

El calendario lo podríais poner en común en una reunión anual celebrada también en enero, donde se pueda hacer una retrospección del año anterior y comentar los objetivos del nuevo año. Pero no hagáis cualquier reunión, haced un “kick-off”.  Este término anglosajón hace referencia a una reunión de arranque o de inicio de proyecto y se organiza entre todos los departamentos de la empresa. Es una buena forma de que todo el mundo pueda compartir los avances y logros conseguidos en el año anterior y proponer nuevos  objetivos asequibles. Además, podréis saber la opinión de los demás y surgirán novedosas ideas que solos no se os habrían ocurrido.

Mejorar el clima laboral es algo que requiere de una colaboración conjunta, pero a la larga será beneficioso para todos y mejorará vuestra producción. Para conseguir un clima favorable hay que aumentar el compromiso y la confianza hacia los directivos y de los directivos hacia los empleados. Para ello, es importante que el jefe deje de ser jefe y se convierta en un líder. Una persona que consiga inspirar a los demás con su trabajo y que se implique en el rendimiento, tanto en el mundo empresarial como en el afectivo.

El jefe como un líder

Una buena forma de conseguir esto es terminar con las reuniones convencionales y atreverse a salir de la oficina, para crear las mencionadas “walking meetings”. Consisten en reuniones realizadas en espacios abiertos, para desconectar temporalmente de la rutina e incrementar la creatividad de los trabajadores rodeados de más estímulos. De esta manera, se conseguirán encontrar soluciones con una mayor rapidez y eficacia que estando rodeados de las mismas cuatro paredes de siempre.

Sigue nuestras indicaciones y conviértete en el estandarte de la organización y consigue que los empleados acudan todos los días a trabajar con una sonrisa, ya verás como la cuesta de enero se hace más asequible.

 

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *